fbpx

¿Por qué nos cuesta equilibrar el éxito profesional y la pareja?

Algunas mujeres aún sienten el desafío de integrar su vida amorosa y el éxito profesional. Muchas lo viven como opuestos irreconciliables y creen que deben elegir entre un camino o el otro.

¿Es posible cambiar estas creencias limitantes y ser feliz?

Más allá de la pasión y la atracción física, una relación de pareja que nos haga felices se basa en mostrarnos tal cual somos, sentir que la persona nos entiende, acepta y ama por quienes somos para ir juntos a la par.

Pero esto no siempre es así. Muchas uniones se desarman –o ni siquiera comienzan- si la mujer es exitosa profesionalmente. ¿Por qué jamás sucedería a la inversa?

Además del amor, existen creencias ancestrales respecto del lugar que hombres y mujeres sienten que deben ocupar, las cuales impactan sobre nuestro inconsciente definiendo nuestras elecciones.

Sí, incluso aquellas tan inexplicables como el amor.

El síndrome de Elsa

En la película animada Frozen, Elsa puede congelar su ciudad con un movimiento de manos. ¿La consecuencia? Debe recluirse en un castillo de hielo, esconder su potencial, resignar cualquier relación afectiva y vivir en soledad.

Muchas supermujeres sienten que deben “pagar” su éxito con la soledad. Y esto sucede a un nivel tan inconsciente que ni siquiera lo podemos verbalizar. Solo se hace presente en experiencias que fallan sin ninguna razón aparente.

¿Se puede tenerlo todo?

En los hechos, claro que sí. Pero todo depende del nivel de culpa que muchas mujeres sienten o creen que deberían sentir por llevar adelante sus carreras profesionales. Muchas se disculpan o se avergüenzan de su éxito y temen que esto espante a sus potenciales candidatos y resignan la búsqueda del amor.

Del lado de los hombres, muchos pueden sentirse amenazados por el peso cultural de su masculinidad tras siglos de historia.

El resultado: mujeres decepcionadas y hombres desorientados que no saben encontrarse en el amor.

La solución: desandar la historia

Es muy probable que ya hayas indagado el porqué de esta situación afectiva que te preocupa. Pero la reflexión no siempre es suficiente.

Cuando se trata de creencias arraigadas en siglos de evolución, la solución necesita de una profundidad mucho mayor. Pero, ojo, esto no quiere decir que haya que esperar toda una  vida para resolverlo. Al contrario. Existen herramientas sumamente efectivas que nos permiten acceder a la mente subconsciente que es donde se estacionan las creencias que, en el tiempo, hasta impactan en nuestra biología.

Somos lo que pensamos

Para cambiar realmente, tenemos que modificar la manera en que percibimos nuestro entorno.

Aprendemos a vernos como nos ven, a valorarnos como nos valoran. Y vemos el mundo de acuerdo a cómo creemos que somos. ¿Es nuestra obligación ocupar siempre el mismo rol en la familia y en la sociedad? ¿Por qué suponemos que cambiar eso debe implicar un costo doloroso como resignar el amor?

No podemos cambiar todo lo que nos rodea, pero sí podemos cambiar a fondo nuestras creencias. Y, de esta manera, conquistar nuestra realidad.

Me encantaría que me dejes algún comentario sobre aquello que te llamó la atención o qué otro tema, te gustaría profundizar?

Caro

Sumate a mi programa “Enciende tu abundancia”

Si sentís que es momento de dedicarte tiempo, profundizar, conocerte y comprometerte contigo misma. Comienza este 13 de julio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies ¿estás de acuerdo?    Política de Cookies
Privacidad