fbpx

Viaja al centro de la abundancia. Viaja a tu verdad interior.

La palabra es una: ABUNDANCIA, los aspectos que influyen en que vivas una relación positiva con ella, son muchos.

Todos hemos pronunciado esta palabra alguna vez, todos soñamos y anhelamos llevar una vida abundante ¿Pero qué pasa que pocos lo logran?, ¿Qué hace a esa gente diferente?, ¿Cómo se sienten?, ¿Cómo piensan?

Empezá por vos. Confianza personal, seguridad y credibilidad.

¿Siempre creíste que la abundancia es algo a alcanzar? Hay una tendencia a pensar que la abundancia es algo que le llega a algunas personas de manera externa.

Ya sea que heredaron mucho dinero, capital social e intelectual o porque son genios en alguna profesión en particular o inventaron algo revolucionario, por eso una de las grandes afirmaciones de las que tenemos que empezar a deshacernos es que solo así consigo mi bienestar económico y personal.

Corremos detrás de la abundancia, pensando que está lejos, que tenemos que hacer esfuerzos extremos para tenerla o que nunca llegará.

Y aquí vienen las palabras de alivio, la abundancia no la vas a encontrar afuera, toca explorar adecuadamente en tu interior.

¿Querés trabajarla?

Hay tres conceptos básicos para empezar el camino hacia tu interior abundante:

– Confianza en ti y en tu entorno. Confianza en la vida.

-Serte fiel ti mismo, cumplirte.

-Sentirte confiable.

Descubrir la abundancia que en esencia sos, requiere de sentar nuevas bases.

Confiar requiere abrirse y soltar miedos

Para sentar las bases de la confianza en vos y en la vida, tienes que animarte a soltar.

Este trabajo personal requiere abrirse, ahondar en todo lo que te está bloqueando, en todo lo que te genera miedo, lo que te paraliza, lo que aprendiste y aceptaste como cierto, que es hoy lo que te está limitando.

Desnaturalizar falsas creencias es fundamental

Las dudas, la vergüenza, sentir que no perteneces a determinada clase de personas te están trabando. Y de alguna forma te dan un respiro: no hay nada que hacer, sigo como estoy.

Pero tenés que salir de esa comodidad y dar un salto si querés un cambio verdadero.

¿Pero de dónde vienen estas falsas creencias que tanto te limitan?

Los famosos “tengo que”, las leyes, las reglas, los mandatos familiares y los roles establecidos son los grandes formadores de la mentalidad que tienes hoy en relación al dinero.

Sentir que hoy no posees los medios para poder alcanzar lo que quieres te detiene. Las normas y leyes te impiden conectarte con quien realmente quieres ser por miedo a romperlas.

Los roles impuestos familiarmente moldearon tu vida sin que siquiera te detengas a pensar, a cada rol se le asignan funciones de las que no debe correrse y está ahí la constante dicotomía: ¿cumplo o soy?

Lo mismo ocurre con las responsabilidades asumidas en todos nuestros círculos íntimos, les somos fieles en lugar de sernos fieles a nosotros mismos.

Entonces, si querés vivir una vida de abundancia toca empezar a trabajar en lo interno.

La gratitud como factor fundamental para sanar y confiar

¿Sientes gratitud en tu vida? ¿O estás acostumbrada a vivir en la queja?

¿Eres consciente de la abundancia que tienes y sientes gratitud?

Si recapitulas aunque no estés en el momento extremo de tu máximo sueño, has conseguido muchas cosas.

La dificultad de reconocerte como capaz, de ver la incidencia que tuviste en eso y de sentir gratitud por lo logrado te achican el panorama.

Si piensas que eso llegó por que sí y que tienes un límite, que no puedes aumentar tu bienestar, tus cifras o tu abundancia y que solo fue cuestión de suerte, te estas poniendo, tú sola, piedras en el camino.

La abundancia es infinita. Sí, no tiene fin, no hay un límite. Puedes ser todo lo abundante que quieras y aun así todos los demás también pueden serlo.

Abandonar los sentimientos de culpa por conseguir tus logros es primordial en este darle rienda suelta a todo eso que está en tu interior destinado a crear.

La importancia de integrar los aspectos de tu ser

Para lograr un estado sólido de confianza y seguridad, hay que tener claro que todos los aspectos negativos que conocemos del dinero no son reales pero para salir de ahí tampoco es simplemente decir frases positivas, tenemos mecanismos grabados y aprendidos en automático que necesitamos poner sobre la mesa y permitirnos explorar.

Las ideas de que para tener más hay que trabajar más duro, o de que por tener dinero voy a perder otras cosas, sentir que vas a convertirte en una mala persona o dejar de prestar un buen servicio por ser abundante, son totalmente preconcebidas, no tienen que ver con vos, nunca las viviste pero las incorporaste como reales porque es lo que en el común colectivo está afianzado como la verdad.

Entonces, por qué seguir creyendo en algo que nunca has comprobado, que nos limita y que no tiene que ver con tus vivencias, tu realidad, tus deseos y tu idea de las cosas.

Vamos a desenredar el ovillo.

Sumate a mi programa “Enciende tu abundancia”

Si sentís que es momento de dedicarte tiempo, profundizar, conocerte y comprometerte contigo misma. Comienza este 13 de julio.

Esta web utiliza cookies ¿estás de acuerdo?    Política de Cookies
Privacidad